SECCIÓN NACIONAL

jueves, 15 de mayo de 2008

EL CONFLICTO LIMÍTROFE CON PERÚ Y LOS "PATRIOTAS" CHILENOS

Celso Calfullan, Socialismo Revolucionario, CIT Chile, Lunes 21 de Agosto de 2007

Las elites de Perú y Chile se están inventando un conflicto limítrofe para distraer la atención de la clase trabajadora peruana y chilena, tanto Alan García como Michelle Bachelet están en su peor momento en cuanto al apoyo popular que supuestamente tenían cuando fueron elegidos.

Ante dicha situación Alan García ha sacado de debajo de la manga un conflicto limítrofe con Chile. Esto se debe a que la movilización social en Perú a adquirido proporciones preocupantes para la elite dominante y desesperadamente necesitan distraer a los trabajadores peruanos de sus luchas por mejores condiciones de vida.

Hasta hace muy poco tiempo se suponía que Alan García, junto con el nuevo mandatario mexicano eran los salvadores del sistema capitalista en América Latina y que llegaban para frenar la ola "izquierda" que sé esta dando en el continente. Los "salvadores" de la burguesía rápidamente han entrado en crisis en sus respectivos países y hoy las movilizaciones sociales en estos países claramente van en aumento y en el caso de Perú a tomado características alarmantes para la burguesía.

El oportunismo del gobierno peruano y chileno

La desesperación de Alan García, le ha caído como anillo al dedo a la elite dominante chilena, tanto la Concertación, como la derecha están rasgando vestiduras y alentando el sentido chovinista de la población como una forma también de desviar la atención de las luchas de los trabajadores en Chile. Los trabajadores contratistas tanto forestales como de Codelco comenzaron estas movilizaciones y han traído consigo un aumento de las luchas en otros frentes donde el tema de las pésimas condiciones laborales y saláriales de los trabajadores contratistas es tan mala o incluso peor que en las forestales y empresas del cobre.

No podemos dejarnos engañar por un chovinismo barato

Tanto la elite peruana como chilena están incentivando un patriotismo barato para enfrentar a la clase trabajadora de ambos países. Pero tenemos que recordar que ambas elites han entregado las principales riquezas de nuestros países a las grandes transnacionales de los países imperialistas, en una actitud absolutamente servil a las burguesías de esos países.

La derecha y la Concertación han entregado el país al imperialismo

En el caso de los "patriotas" chilenos, estos han entregado la principal riqueza del país, que es el cobre, a las grandes transnacionales, esto pese a que incluso la constitución de la dictadura preveía que esto no ocurriera, pero no contentos con eso, también han entregado otros recursos estratégicos, como son las empresas de generación y distribución de la electricidad, junto con entregar el control de un recurso fundamental como es el agua, además de los recursos marítimos, nuestros bosques y cuanto recurso natural sea negociable.

Estos mismos personajes que han vendido la mayor parte del país y entregado nuestras riquezas, a precio de huevo, hoy falsamente se declaran los grandes defensores del país, esto obviamente no-pasa de ser una broma de mal gusto, sin ningún sustento en la realidad.

La sobre reacción del gobierno chileno

La mayoría de los analistas burgueses coinciden en que lo que hizo Perú es lo que correspondía si su objetivo es acudir al tribunal internacional de La Haya. La protesta de Chile también era lo que correspondía para dejar claro que este país no esta de acuerdo con la presentación peruana.

Pero el tono destemplado empleado por la chancillería chilena demuestra que se esta tratando de hacer un uso político de la presentación peruana, demás esta decir que el gobierno peruano esta haciendo exactamente lo mismo.

La derecha chilena también hace su "show"

Parlamentarios de derecha han llegado a hablar de que la presentación de Alan García nos pone en un clima de cuasi conflicto belico. Sergio Romero (RN) fue muy especifico al pedir suspender el próximo viaje de Michelle Bachelet a Perú y de paso no descarto la posibilidad de "un conflicto bélico", claramente todos estos personajes están intentando sacar un provecho político de este conflicto artificialmente creado por la desesperación del gobierno peruano ante la perdida de apoyo ciudadano.

El terremoto fue más eficiente.

Si Alan García se hubiera esperado una semana, no hubiera tenido que usar el manoseado tema limítrofe para distraer la atención de los trabajadores peruanos y lograr la también manoseada "unidad nacional", el terremoto que acaba de ocurrir en Perú les servirá para que se olvide momentáneamente el alicaído apoyo popular del presidente peruano.

Por otro lado esta también es una gran oportunidad que se le ha presentado al gobierno chileno encabezado por Bachelet para que puedan jugar a ser magnánimos y generosos, mandando ayuda al pueblo peruano, algo que esta muy bien, salvo por un pequeño detalle, varios pueblos del norte de Chile, llevan años esperando la ayuda del gobierno para reconstruir sus comunidades que resultaron destruidas hace algunos años atrás, luego del ultimo terremoto y los campesinos pobres del sur del país siguen esperando la ayuda del gobierno para aliviar en algo las perdidas de animales y sembrados que sufrieron luego de la ola polar que ha sufrido el país en las ultimas semanas.

El cinismo no tiene fronteras

Lo que esta claro es que tanto la clase trabajadora chilena y peruana no podemos tener ninguna confianza en los empresarios y los ricos de ambos países, ellos están dispuestos a realizar cualquier atrocidad con tal de defender sus intereses, claramente son capaces de eternos en una nueva carnicería si eso sirve a sus intereses, como ya lo hicieron a fines del siglo XIX, cuando hicieron que nos enfrentáramos entre hermanos, para luego entregar las riquezas del salitre al imperialismo Ingles.

Una década después de esa guerra fratricida, en la gran huelga del salitre de 1907, en la Escuela Santa Maria de Iquique, miles de trabajadores fueron masacrados por el Ejercito chileno, entre ellos había peruanos, bolivianos y chilenos, entre ellos muchos ex-combatientes que antes se habían enfrentados entre ellos, sin entender que sus enemigos estaban en otro lado, precisamente entre los empresarios de sus respectivos países.

Los trabajadores de cualquier país tenemos una sola alternativa, terminar con el capitalismo y construir una sociedad socialista democrática, donde nunca más estos criminales tengan la oportunidad de manipularnos y conducirnos a una nueva carnicería.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal