SECCIÓN NACIONAL

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Los salarios de los trabajadores cada vez son más miserables


Celso Calfullan, Socialismo Revolucionario CIT Chile

28 de noviembre del 2008.



Acaba de publicarse un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que nos muestra como en Chile aumentó la diferencia salarial desde 1995, una realidad que todos los trabajadores chilenos conocemos de sobra, pero que sea confirmado por un organismo internacional no deja de ser relevante.


Chile ha sido uno de los países que más amplió la diferencia entre los salarios del 10% que más gana y el 10% de quienes recibimos los peores ingresos.


Los salarios de los trabajadores chilenos no han crecido en la últimos doce años, a la par de como lo ha hecho la economía del país. Las ganancias por el crecimiento económico que hemos visto en los últimos años, sólo ha quedado en manos de los empresarios y los dueños de los bancos. Y los trabajadores sólo hemos podido mirar como unos pocos se enriquecen a nuestra costa.



Con la excusa de la crisis pretenden rebajar aun más los salarios.

No es un detalle, que los empresarios y el gobierno pretendan rebajar aun más los salarios de los trabajadores, después de más de una década en la que no hemos recibido los beneficios del crecimiento económico que nosotros hemos producido.


Debido a lo anterior, la actual crisis encuentra a los capitalistas no solo chilenos sino de prácticamente toda América Latina con un margen extremadamente pequeño para jugar con los actuales salarios de los trabajadores.


En la mayoría de los casos la rebaja de sueldos va a significar condenar a millones de trabajadores al hambre y la miseria, no es que esto les importe mucho a los empresarios, pero las repercusiones que esto podría tener, ante la posibilidad de ver explosiones sociales masivas por todo el continente no deja de ser relevante para muchos analistas que defienden el capitalismo.



Bachelet y el 10% de aumento de su salario

La presidenta Michelle Bachelet ha creado toda una polémica, con su intención de renunciar al 10% de aumento de salario de ella y sus ministros, Bachelet como fiel defensora del capitalismo, entiende que la cuerda se esta estirando mas allá de lo razonable y que esto inevitablemente creara conflictos sociales que pueden poner en peligro al conjunto del sistema capitalista.


Por otro lado debemos recordar que la presidenta y sus ministros no son los que reciben los mayores ingresos del sector público. Los salarios de los senadores y diputados, simplemente llegan a ser groseros comparados con los salarios del 80% de la población trabajadora. Los senadores reciben 80 salarios mínimos por mes, o sea, que en promedio ellos ganan 40 veces más que un trabajador promedio que no llega a los dos salarios mínimos por mes.



El sistema de AFP ha fracasado, los únicos que pueden ganar son los empresarios y los banqueros especuladores

Pero los ingresos de la presidenta, sus ministros y los parlamentarios no son nada en comparación con los ingresos de los grandes banqueros y empresarios del área privada, incluso de los gerentes de las AFP, que hoy siguen recibiendo ingresos millonarios, a pesar de perder nuestros fondos previsionales. Ha sido tan mala su administración que ya han perdido hasta un promedio de 40% de los ahorros previsionales de los trabajadores en el último año en el fondo A (el más especulativo).


El sistema de AFP que ya es malo por si mismo, junto a una pésima administración, esta condenando a millones de trabajadores a recibir pensiones miserables, que inevitablemente terminara pagando el Estado, porque ya esta claro que los dueños de las AFP no van a responder por los ahorros de los trabajadores, que nos han obligado a depositar en las AFP.


Lo que ha quedado claro con las perdidas millonarias de los fondos depositados en las AFP, es que este sistema de 'capitalización individual' fue diseñado por los capitalistas para especular con nuestro dinero, no es un sistema de Seguridad Social y no garantiza nuestras pensiones. Ante el fracaso de las AFP, exigimos un sistema de reparto de pensiones, solidario y con cobertura universal.


En lo inmediato, para poner freno a la especulación y disminuir las crecientes perdidas de nuestros fondos previsionales, es necesario que todos los trabajadores nos cambiemos al fondo E.


Los trabajadores no podemos permitir que nos sigan rebajando los sueldos.

El 10% de reajuste que obtuvieron los trabajadores estatales, han intentado mostrarlo como un aumento exagerado, tanto por parte del gobierno, como de los empresarios, que lo ven como un precedente para las negociaciones que se tienen que dar en el área privada el próximo año.

No podemos aceptar los mensajes amenazadores de los representantes del empresariado, como Alfredo Ovalle que ha llamado a los trabajadores a que "hay que atenerse a la realidad. La situación en Chile y el resto del mundo es muy delicada, y a veces con tratar de estirar la cuerda lo único que se logra es que esta se corte"


Pero los trabajadores debemos aclarar que con un 10% de reajuste, con suerte se recupera algo del poder adquisitivo que han perdido nuestros salarios en el último año. El aumento de los precios de los alimentos y servicios básicos, ha sido por sobre el 10% logrado por los trabajadores estatales.


Pero sin lugar a duda, los trabajadores del área privada debemos seguir el ejemplo de los trabajadores estatales y luchar por un aumento que por ningún motivo puede estar por debajo de los dos dígitos.


La crisis deben pagarla los ricos.

Los trabajadores no tenemos por que pagar por una crisis de la que no somos responsables, la crisis deben pagarla los banqueros y empresarios, que se han llenado los bolsillos de dinero, mientras los trabajadores seguíamos viviendo en condiciones bastante deplorables a pesar de la enorme riqueza que ha creado nuestro trabajo.


Llego la hora de terminar con el capitalismo.

El capitalismo es incapaz de seguir desarrollando la sociedad y de entregar condiciones de vida realmente humanas a la mayoría de la población y lo único que son capaces de ofrecer son nuevos recortes a nuestros salarios y condiciones de vida.


Sino somos capaces de terminar con el capitalismo, debemos prepararnos para ver como estos hacen retroceder la actual sociedad a condiciones de vida aun más barbaricas que las actuales.

Hoy más que nunca la alternativa es socialismo o barbarie capitalista.


Celso Calfullan
Socialismo Revolucionario

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal