SECCIÓN NACIONAL

sábado, 10 de mayo de 2008

SEGUNDA VUELTA: LOS TRABAJADORES Y LA JUVENTUD NO TIENEN NADA QUE GANAR

Socialismo Revolucionario, CIT Chile, 26 de Diciembre de 2005.

¿Son realmente distintos Piñera y Bachelet? Desde el punto de vista del sistema económico que defienden claramente no existen diferencias. Esta es la opinión incluso de los analistas serios de la burguesía, que no están en lo absoluto preocupados por quien gane en la segunda vuelta, en EE.UU. Wall Street asegura que “no habrá cambios en las instituciones básicas de la economía”.



Entonces cabe preguntarse ¿qué los hace distintos?

Aparentemente estamos hablando de diferencias subjetivas, de una cosa moral, uno apoyó la dictadura y el otro no. Pero hoy desde el punto de vista económico, de medidas anti-obreras, de recortes en los gastos sociales, están en el mismo bando, salvo leves e insignificantes matices. Frente a esta constatación de la realidad ¿pueden los trabajadores optar por uno u otro, creyendo que uno de ellos es el mal menor? Desde nuestro punto de vista la respuesta es NO. Llamar a votar por la candidata oficialista nos comprometerá lo queramos o no con un gobierno, que sin ninguna duda aplicara las mismas medidas económicas de los últimos tres gobiernos de la Concertación, medidas que claramente han beneficiado a los empresarios, ahondando aun más el abismo que existe entre los ricos y pobres de nuestro país.


Si la izquierda quiere realmente levantarse como una verdadera alternativa frente a los dos conglomerados de derecha (Concertación y La Alianza por Chile) tiene que diferenciarse claramente de ellos, sino seguirá subyugado como hasta ahora a la Concertación. Que un sector de la izquierda apoye a la Concertación en segunda vuelta, inevitablemente creara conflictos y divisiones al interior del conglomerado de izquierda, como ya esta ocurriendo. Los que votamos por la izquierda en esta elección todavía somos una minoría, pero suficientemente significativa para abrir la esperanza de un futuro socialista y democrático. Nuestro voto fue un voto entusiasta, pero también crítico. Reconocemos todas las limitaciones de una coalición heterogénea que ha bajado las consignas socialistas que aparecían en el programa original del Podemos, para poner el acento en lo anti-neoliberal. Esto ha sido un retroceso importante en el plano de las ideas, sin un proyecto socialista y democrático no hay salida a favor de los trabajadores y los jóvenes. El modelo de acumulación capitalista que existe en Chile no es seriamente reformable, aquí no hay espacio para un capitalismo con rostro humano. Trabajamos por una buena votación para el Podemos porque sabíamos que a pesar de todas las limitaciones, el resultado servirá para relanzar la izquierda y traer de vuelta las ideas socialistas a los grandes debates, como ya esta ocurriendo en otros países de América Latina, la elección de Evo Morales en Bolivia es una clara muestra de esto.

Nosotros consideramos que los dos candidatos que van a la segunda vuelta representan los intereses del capitalismo en Chile, no tenemos nada que pactar ni negociar con Bachelet, ni los políticos de la Concertación que han hecho los mejores gobiernos a favor de los grandes empresarios. Un hecho importante ha considerar es que con Sebastián Piñera la derecha rompe con la convivencia que existía en la Concertación al dividir a la Democracia Cristiana (DC) y al convertirse en una alternativa seria para llegar a la presidencia. Piñera, el rebelde neoliberal de la derecha, logro un significativo apoyo en las elecciones presidenciales, aunque no ocurrió lo mismo en el parlamento, donde la alianza de gobierno logra por primera vez mayoría en ambas cámaras. El sistema binominal golpea los partidos del sistema. La burguesía se encuentra confundida en cómo mantener la estabilidad que le ha brindado la Concertación durante casi 17 años, sienten que esta está desgastada.



Paradójicamente, al interior de la Concertación crecieron los autodenominados partidos “progresistas”, PS, PPD, PRSD y todo gracias al sistema electoral binominal, que a su vez causo una baja en la representación de la DC en el parlamento.

El cambio del sistema binominal, que el gobierno esta acelerando para su aprobación, no pasa de ser una maniobra, dado que no es primera vez que la Concertación y sus partidos la recogen del baúl de los recuerdos, y su objetivo es claro; conseguir un apoyo explícito del PC para la candidata oficialista. Pero también es una movida para generar división al interior de la alianza de derecha que siempre se ha opuesto. Sin embargo en su versión 2006 esta reforma viene remozada con algunas modificaciones que aseguren mayor representación parlamentaria (aumento de cupos) para evitar que partidos como la DC salgan nuevamente perdiendo frente a sus socios. Las maniobras de la elite para mantener el sistema. Hay una opinión unánime en toda la burguesía de que las (contra) reformas económicas implantadas bajo la dictadura son la base del crecimiento del país, y por lo tanto son inalterables, esta opinión recorre todo el espectro político oficial, desde la UDI hasta el PS.



La Concertación siguió manteniendo las mismas políticas económicas

Las garantías políticas y las incalculables ganancias económicas que ha tenido la burguesía bajo los gobiernos de la Concertación le han dado la seguridad a una parte de ella, a tal punto de creer, que está en condiciones y dispuesta a encabezar un gobierno. Como consecuencia, a los ojos de importantes sectores de la sociedad, el papel liberal que intenta jugar Sebastián Piñera resulta más atractivo que el conservadurismo o continuismo que está representado en la figura de Bachelet. La distorsión ideológica es posible debido a que la Concertación ha logrado coartar el derecho a disidencia, la discusión y el debate.



La lucha por la reconstrucción de la izquierda y el socialismo

Miles de jóvenes han sido atraídos por la opción de izquierda Juntos Podemos, muchos de ellos no están inscritos en los registros electorales. Sin embargo eso no significará que esperaran unas próximas elecciones para hacer notar sus demandas, sus rabias y sus frustraciones.

El juntos Podemos no logró obtener un resultado mayor que lo que si se reflejaba en el ambiente previo a las votaciones. Esto se explica por varios factores: por un padrón electoral conformado fundamentalmente por gente mayor, miedo a que un gobierno de derecha sea un retroceso a lo vivido bajo la dictadura; temores que reflejan no necesariamente un apoyo real a la Concertación. El descontento aún no se ha canalizado en estas elecciones votando por la izquierda solo por falta de confianza. Sin embargo esto ha comenzado a cambiar dado que sectores del propio P.S. ex militantes de las J.S. que se habían ido para la casa o que no estaban activados hoy están buscando una alternativa política para organizarse y entregar su aporte a la construcción de un Partido de los Trabajadores y retomar la lucha por el Socialismo. Lo mismo ha comenzado a suceder al interior del P.C. y la JJCC.



Estas elecciones han sido las más interesantes en muchos años dado que todos los partidos han entrado en crisis. La burguesía en su conjunto no sabe como continuar administrando el legado de Pinochet dado el desgaste de la coalición de gobierno la opción Piñera no es la mejor alternativa dado que los propios empresarios ya han declarado que ”la gobernabilidad sólo la brinda la Concertación..”.



Frente a la crisis que experimenta la burguesía sólo cabe la construcción de un movimiento amplio de las fuerzas revolucionarias, hay un vacío de dirección, que por un momento en la mente de muchos jóvenes sintieron que podría ser el Podemos quien canalizaría ese descontento pero no es suficiente la participación en las elecciones hay que ir mucho más allá y eso es lo que estas elecciones están reflejando.

Las condiciones objetivas están demostrando que no debemos perder el tiempo hay que ir a las poblaciones a organizar a los jóvenes; el próximo período será muy prospero para las ideas revolucionarias, la lucha por la construcción de un nuevo partido amplio de la clase trabajadora y la lucha por el socialismo serán los principales puntos de la tabla de un sector importante de jóvenes y trabajadores.



¡¡ Construyamos nuevas organizaciones de clase, para luchar por nuestros derechos en el próximo período!!



¡¡ Es hora de que construyamos un genuino partido revolucionario, que levante un programa socialista de transformación de la sociedad!!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal