SECCIÓN NACIONAL

sábado, 10 de mayo de 2008

VOTEMOS POR HIRSCH Y LOS CANDIDATOS DEL JUNTOS PODEMOS MÁS

Socialismo Revolucionario, CIT Chile. 10 de Diciembre de 2005.



Chile vive un proceso inicial de radicalización política hacia la izquierda. Una nueva generación de jóvenes que no sufrió en carne propia el trauma de la derrota de los 70 y la dictadura, con ganas de expresar sus puntos de vista y deseos de cambiar el mundo está ocupando su lugar. Esta radicalización incipiente se ha venido expresando desde la multitudinaria marcha convocada por el Foro Social Chileno en ocasión de la visita de Bush y la reunión de la APEC, las protestas de los deudores habitacionales, las movilizaciones contra las catástrofes medioambientales provocadas por el irresponsable crecimiento sin regulaciones, o sin control efectivo de la autoridad para que las normas se cumplan...

Este corrimiento de la sociedad hacia la izquierda, ha comenzado a expresarse electoralmente desde las pasadas elecciones municipales, cuando después de muchos años de marginación las candidaturas de izquierda obtuvieron más del 9%. Ahora por primera vez en muchos años se ha quebrado la tendencia a la no inscripción electoral de los jóvenes y por consecuencia al envejecimiento creciente del padrón electoral. 250.000 jóvenes se han inscrito por primera vez para esta elección presidencial. Todavía son pocos en un universo de más de 2 millones de jóvenes votantes potenciales, y muchos de ellos tienen ilusiones en la imagen socialista que por su pasado político cultiva Bachelet, otros desengañados de las promesa incumplidas de “crecimiento con igualdad” de la Concertación, se han ilusionado con las promesas demagógicas de Lavín y Piñera. Todavía tienen que hacer su experiencia antes de concluir que hay que modificar el sistema de raíz y terminar con el capitalismo que está en la base de los problemas de la gente.



Los años del discurso “neo liberal” aplastante asumido como sentido común en el país han quedado atrás. Las campañas de Lavín, Piñera y Bachelet, los tres candidatos que defienden el actual modelo capitalista en Chile han debido asumir un discurso social reformista, todas prometen introducir cambios para mejorar el empleo, la distribución del ingreso, la educación, la salud y la seguridad ciudadana, en el reconocimiento vergonzante que los chilenos están cuestionando este sistema capitalista, profundamente concentrador de la riqueza en pocas manos y excluyente de la población trabajadora, de los pobres y los jóvenes.



El voto por el Juntos Podemos Más permitirá manifestar el repudio a los políticos que gestionan el capitalismo en Chile, y entregan nuestras riquezas a las multinacionales y a unos pocos grupos económicos que se enriquecieron a la sombra de la dictadura y luego en los gobiernos de la Concertación. No es por casualidad que “los empresarios aman a Lagos” en palabras de Somerville el representante de los capitales financieros en Chile.

Los que votaremos por Hirsch en esta elección todavía seremos una minoría, pero suficientemente significativa para abrir la esperanza de un futuro socialista y democrático. Nuestro voto será un voto entusiasta, pero también crítico. Reconocemos todas las limitaciones de una coalición heterogénea que ha bajado las consignas socialistas que aparecían en el programa original del Podemos, para poner el acento en lo anti-neoliberal. Esto ha sido un retroceso importante en el plano de las ideas, sin un proyecto socialista y democrático no hay salida a favor de la gente trabajadora y los jóvenes. El modelo de acumulación capitalista que existe en Chile no es seriamente reformable, aquí no hay espacio para un capitalismo con rostro humano.

Hemos trabajado por una buena votación para el Podemos porque sabemos que a pesar de todas las limitaciones, el resultado servirá para relanzar la izquierda y traer de vuelta las ideas socialistas a los grandes debates.



Cuando Juan Andrés Lagos, candidato a diputado del PC, quien fue director de El Siglo dice “…el Juntos Podemos Más deberá asumir con responsabilidad, mirar la posible construcción de una centro izquierda, que se plantee la posibilidad de ser gobierno.”, o cuando dirigentes del PC y el PH se entrevistaron con el general Cheyre, entonces todavía General en jefe del Ejercito de Chile, no están apuntando hacia el lado correcto. Para construir una alternativa de izquierda, tenemos que reafirmar nuestra independencia política frente a todos los representantes del capitalismo y sus instituciones. De otra manera, este voto de la esperanza, en lugar de servir como acumulación para construir una alternativa que represente los intereses de los trabajadores y los jóvenes terminará siendo dilapidado como una simple maniobra de presión sobre la Concertación. Lamentamos que haya dirigentes del PC que quieran construir la “Centro Izquierda”, nosotros seguiremos luchando para construir una alternativa socialista y democrática.



En una entrevista el día de ayer, ante la pregunta “¿Qué hará en la segunda vuelta?” Hirsch manifestó: ”…En segunda vuelta votaré nulo…”

Nosotros consideramos que los otros tres candidatos representan los intereses del capitalismo en Chile, no tenemos nada que pactar ni negociar con Bachelet, ni los políticos de la Concertación que han hecho los mejores gobiernos a favor de los grandes empresarios. El pueblo trabajador chileno, necesita una representación política que defienda sin temor sus intereses. Por eso al igual que Tomas Hirsch, en segunda vuelta, llamamos a votar nulo, y en primera por Hirsch y los candidatos del Juntos Podemos Más.

¡ Mañana todos a votar por Tomas Hirsch !

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal