SECCIÓN NACIONAL

jueves, 15 de mayo de 2008

LA CRISIS FINANCIERA Y EL ALZA DEL MOVIMIENTO SOCIAL EN CHILE

Patricio Guzmán Socialismo Revolucionario Comité por una Internacional de Trabajadores, 8 de Mayo 2008.



La recesión económica en EE.UU., que partió con el fin de la burbuja de especulación hipotecaria y se ha ido extendiendo a Europa y otros continentes, ya comenzó a afectar a Chile. Y eso cuando los precios internacionales del cobre aun se mantienen altos.

La última medida del IMACEC entregada por el Instituto Nacional de Estadística, el crecimiento económico del mes de marzo, mostraron un país con el crecimiento económico paralizado, el índice de marzo fue de apenas un 0.7%, el peor en seis años.

Poco a poco comienzan a multiplicarse los despidos, amenazando con la extensión del desempleo y de diversas formas de trabajo precario (contratos de corta duración, trabajadores sin contrato, subcontratistas…) Este empleo de mala calidad en la actualidad sobrepasa el 50% de la fuerza laboral en el país.

Los bajos sueldos generalizados se reducen aun más con el relanzamiento de la inflación y especialmente la espiral de alzas en productos de primera necesidad como los alimentos y servicios de transporte.

A medida que se profundice la recesión mundial se multiplicaran casos como: la quiebra de Textiles Oveja Tome, el cierre de la producción de Cerámicas Cordillera para trasladarla a China, el cierre de centros de cultivos de salmón por la multinacional Marine Harvest, después de contaminar el entorno y provocar un grave problema de salud en los animales por el abuso de antibióticos. Todos muestran que todo el discurso de responsabilidad social empresarial es un puro discurso para ingenuos que los capitalistas desechan si sus beneficios se ven afectados.

Los conflictos sociales se han multiplicado, trabajadores y jóvenes estamos presionados a organizarnos para defender nuestras condiciones de vida. El propio Banco Mundial ha advertido que las alzas de los alimentos provocaran levantamientos sociales en América Latina. Aunque el gobierno insiste en su política neoliberal de apoyo a los grandes empresarios cuya principal preocupación es la rentabilidad y el lucro, reconoce que se esta acumulando el descontento social, por eso amplio y fortaleció su comité de crisis social.

La mayor pesadilla de los capitalistas chilenos es la inestabilidad social y política que creían superada, porque alejaría la inversión extranjera y las oportunidades de negocio pero sobretodo porque sigue en su memoria la emergencia del movimiento popular que durante algunos años amenazó la continuidad del capitalismo en Chile, y llevó a Allende a la presidencia.


Una diputada de la derecha declaró en cierta ocasión que el peor resultado de la improvisación del gobierno era que estaban enseñando a la gente que había que protestar para conseguir las cosas. Suspensión de ALFA, Señales de crisis financiera.

¿Quiebre de confianzas?

Se pregunta un artículo de El Mercurio ante la suspensión de ALFA, la sexta corredora de la bolsa de Santiago. Sus operaciones resultaron en una pérdida patrimonial tal que no podía seguir en las operaciones bursátiles. De acuerdo con El Mercurio 27 de abril 2008, ALFA se caracterizaba por jugar permanentemente al límite, es decir, por correr riesgos especulativos, en búsqueda de grandes ganancias. El diario cita a un alto ejecutivo de otra Corredora de Bolsa "Todos hacíamos negocios con ellos, operaciones grandes incluso, sabíamos que muchas veces eran especulaciones declaradas, pero ellos siempre respondieron".

"Durante años pedimos que se profundizara el mercado de simultaneas e incentivamos su masificación entre nuestros clientes (…) ahora con que cara lo podemos hacer. Por la acción irresponsable de un par de personas salimos todos perjudicados "Temor a un traspaso al sistema financiero.

El hermetismo de las autoridades.

El temor que existe es el quiebre de confianzas de los inversores, la situación difícil en que pueden estar otras corredoras afectadas por operaciones similares a las de ALFA, y las repercusiones de ALFA en los Bancos que actúan como garantes de las operaciones, provoque una repercusión en todo el sistema financiero. De momento el Banco de Chile ya pidió la quiebra de la corredora de bolsa, ya que es el mayor afectado como garante de las operaciones de ALFA. Mientras, las autoridades descartan la profundidad de esta crisis. No se sinceran los montos implicados, ni el origen de la perdida patrimonial y los afectados. ¿Cuánto de la pérdida se debe a inversiones en los fondos que han colapsado en EEUU y Europa?

Enormes pérdidas de las AFP

El economista Manuel Riesco informo en su momento que las inversiones en el extranjero de las AFP han sido golpeadas por el derrumbe de los títulos especulativos. En la lista de inversiones de las AFP en el extranjero, a marzo de 2006 aparecían mas de 435 millones de dólares invertidos en títulos emitidos por AXA que colapso, además había millones de dólares invertidos en acciones del banco Bear Steam que quebró en los EE.UU. Los fondos de pensiones de los trabajadores han perdido millones de dólares, las AFP que cobran igual a los cotizantes tanto si pierden o ganan con las inversiones por supuesto siguen siendo empresas muy rentables. Las pensiones de los trabajadores en cambio si recibirán el impacto.

Pérdidas para el Estado.

Y eso nos lleva a otro problema, durante años los ministros de Hacienda, entre ellos Velasco, han insistido que es una muestra de responsabilidad no gastar el superávit de fondos fiscales que ha tenido Chile en abundancia y en cambio lo han mantenido depositado en el extranjero. Este dinero pudo haberse destinado a superar los problemas sociales en el país, la falta de viviendas y entornos de calidad, el déficit hospitalario, los problemas de educación, en cambio con la desvalorización internacional del dólar ¿Cuántos millones de dólares se han perdido acumulada hasta ahora?.

Necesidad de una alternativa socialista

La recesión económica internacional hace más necesaria una alternativa socialista al modelo capitalista globalizado.

Necesitamos acabar con los sueldos de pobreza, la inestabilidad en el empleo, y con la amenaza de despidos.

Hay que exigir un salario mínimo de $250.000, una ley que impida los despidos y que las deudas habitacionales se condonen, hasta que pase la crisis, y que todas las empresas que anuncian cierre pasen a ser gestionadas por sus trabajadores, con apoyo del Estado.

La CUT debería ponerse a la cabeza de estas reivindicaciones, si no es capaz de defender el salario y el empleo de los trabajadores, entonces debemos plantearnos la necesidad de convocar un congreso para levantar una Coordinadora Multisindical Nacional que respalde efectivamente las luchas sindicales y sociales, que no se limite solo a los problemas del trabajo y los salarios sino que incluya también problemas como el endeudamiento habitacional, la educación, la salud, la igualdad de genero o las reivindicaciones medioambientales y del pueblo mapuche.


.
Patricio Guzmán, Socialismo Revolucionario CIT Chile.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal